domingo, 25 de octubre de 2020

134.- CASA DEL PINO - Avda. Juan Carlos I, 88. Santo Ángel-Murcia

Nos encontramos ante una de las más interesantes y desconocidas obras del arquitecto Pedro Cerdán Martínez. La Casa del Pino es una de las construcciones existentes en la finca de la familia de los Cierva, ubicada en la pedanía murciana de Santo Ángel, a los pies del Santuario de la Fuensanta. Proyectada en 1904, durante la etapa más decididamente modernista de Cerdán, fue un encargo del abogado y político Isidoro de la Cierva Peñafiel [Murcia, 1870 – Madrid, 1939]. 


Isidoro era un miembro destacado de la poderosa familia murciana De la Cierva. Abogado y notario, se adentró en el mundo de la política empujado por su hermano Juan de la Cierva y Peñafiel, que le alentó para que optara por este camino a pesar de su reiterada oposición. Fue en la provincia de Murcia, uno de los principales valedores de los ciervistas, facción conservadora de su hermano, para que fuesen elegidos una y otra vez, distinguiéndose como un habilidoso negociador. 

Fue Diputado en dos ocasiones (1907-1910 y 1914-1915), Senador entre 1910 y 1915, Senador vitalicio entre 1915 a 1923, e incluso en 1922 llegó a desempeñar el cargo de Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes durante un breve periodo de tiempo. Se distinguió, por una labor de reivindicación continua de las necesidades murcianas, ya fuese en materia de escuelas, obras públicas o transportes, siendo uno de los principales impulsores de la llegada de la Universidad a Murcia en 1915.

La finca agrupa a un conjunto de edificaciones de planta baja que incluyen la vivienda principal con una torre de dos plantas, muy del estilo de las viviendas de la huerta de la provincia de Murcia, un garaje, una ermita-oratorio y un mirador, dentro de una gran finca arbolada. 



En ellas Cerdán opta por conjugar, una vez más, el ladrillo visto rojo, con diversos paños blancos, jugando con el bicromismo y los diferentes volúmenes de los edificios, a los que añade círculos que enmarcan las puertas de acceso y los ventanales de la torre, muy del estilo del modernismo belga y holandés, siendo, que nosotros sepamos, el único edificio en la provincia en el que se pueden encontrar las influencias del art-nouveau de esta zona.

Exteriormente tal vez lo más interesante sea el acceso principal a la vivienda, que se realiza por dos escaleras laterales que desembocan en una puerta enmarcada por uno de estos círculos, sobre el que se puede leer el rótulo de "CASA DEL PINO", todo ello rematado por una cornista curvada sobre la que se ubica una preciosa reja modernista.








Pero si interesante es el exterior, no lo es menos el interior, obra del gran decorador y escayolista Anastasio Martínez, en el que se conservan además de frescos en pinturas y techos, preciosos muebles modernistas, alguno de ellos obra del famoso ebanista Gaspar Homar i Mezquida, que han sido magníficamente restaurados por Asoarte Restauración Murcia




Mueble del recibidor obra de Gaspa Homar i Mesquida










También es digna de mención la puerta exterior de acceso a la finca, en la que se conjugan las líneas curvadas coup de fouet, con las pilastras sezession, lo que nos sugiere que fue construida en fecha más tardía, probablemente a mediados de la segunda década del siglo XX.



La casa se encuentra en un magnífico estado de conservación gracias a los respetuosos trabajos de conservación realizados por el estudio de arquitectura de Retesarquitectos, por encargo de su propietaria la Fundación Cajamurcia, que corrió con todos los gastos. Desde entonces se encuentra cerrada a cal y canto, y actualmente es imposible visitarla, lo que es una verdadera lástima.

La mayoría de las fotografías que ilustran esta entrada del blog han sido extraidas de las web de Retesarquitectos y Asoarte