domingo, 28 de septiembre de 2014

20.- CASA BELTRÍ (desaparecida) – Paseo de Alfonso XIII. Barrio del Ensanche - Cartagena




No todos los días tiene uno la oportunidad de poder observar con sus ojos la propia vivienda de un arquitecto modernista, en la que el artista podía expresar, sin las cortapisas de los propietarios sus gustos propios, y los de su familia.

Si hace un par de semana sacábamos a la luz la casa de veraneo del arquitecto pachequero Pedro Cerdán, esta semana hablaremos de la que fue la vivienda cartagenera de Víctor Beltrí, el más importante arquitecto modernista que ha trabajado en la Región de Murcia.

Según parece, cuando llegaron a Cartagena Víctor y su familia se instalaron en una casa de la Plaza del Rey, situada frente al antiguo Teatro Principal.

Sabemos que en 1898 vivía en las afueras de la ciudad, en el paraje de "Los Javatos" (nombre que con posterioridad fue cambiado a "Los Gabatos"). Este lugar era llamado así porque los que lo habitaban vivían desperdigados por el campo, “como las crías de jabalí”. Así se desprende de un curiosos escrito en el que un cinco vecinos de este paraje, entre los que figuraba Víctor Beltrí, solicitaban su cambio de denominación por el de "Vista Alegre", al considerar el nombre de "Javatos" muy peyorativo para ellos.

Alrededor de 1901, ya se había trasladado a vivir al centro. Concretamente vivía en el antiguo nº 14 de la calle Santa Florentina, donde el despacho del arquitecto ocupaba la planta primera, la familia hacía su vida en la segunda, y el ama de su hijo Guillermo (mi abuelo) ocupaba la tercera.

En 1904, al parecer tras tocarle la lotería, comienza la construcción de un hotelito, hoy derribado, en el nº 10 del Paseo de Alfonso XIII (por aquel entonces calle 1), en la Manzana B 89, situada entre las calles 15 y 16, siendo una de las primeras familias que se estableció en el Ensanche. 

Las obras se prolongaron dos años, trasladándose a vivir allí a su finalización. Esta decisión de instalarse fuera del recinto da la impresión de que era una señal para la clase burguesa que les indicaba que si realmente querían construirse bellas y modernas mansiones, como la que él se ha construido, había que salir de la vieja Cartagena. Su gesto tuvo muy poco éxito, y durante muchos años nadie decidió irse a vivir tan lejos del centro, quedando la familia Beltrí aislada y alejada de cualquier actividad social de la ciudad.


El edificio se construyó en dos fases. En la primera se construyó la planta baja. En la segunda, en base a un proyecto presentado unos meses más tarde, se levantó el piso primero, así como un cuerpo anexo dedicado a despacho. Entre ellos había una galería a la que se abrían el comedor y la sala de labores. Los despachos y salones estaban orientados al exterior. La casa tenía el jardín en la parte posterior.

Su estilo estaba en la línea desarrollada esos años en otras obras suyas, cercana al modernismo francés, y que seguro reflejaba su gusto personal…¿o tal vez era el gusto de su esposa Teresa?. 

El edificio tenía sus vanos adornados con decoración floral, que se podría clasificar de rococó. En la planta baja, los dos ventanales centrales tenían columnas de fundición articuladas con las zapatas de los balcones curvos de la planta superior, de manera estructural y decorativa. En los extremos del piso superior tenía dos miradores de madera. 

En este casa vivió la familia hasta 1919, aunque en Mayo de 1911, apareció en la prensa local la noticia de un incendio en la calle Arco de la Caridad en el “piso principal de la casa en donde habita el arquitecto don Víctor Beltri, lugar en donde se había iniciado el fuego. Este fué de escasa importancia pues las llamas solo convirtieron en cenizas unos cuantos papeles y varios libros del despacho del indicado Sr. Beltri.”

Al margen del desgraciado hecho en sí, llama la atención el que por aquel entonces Beltrí hubiese abandonado su casa del Paseo de Alfonso XIII para trasladarse a vivir al Arco de la Caridad, ignorándose la fecha y el motivo de esta decisión (tal vez por la lejanía y soledad del Ensanche), así como cuando y porqué decidió volver a vivir otra vez allí.

En Septiembre de 1919 se produjeron unas importantísimas inundaciones en el Campo de Cartagena que afectaron de forma particular a la zona de la antigua laguna del Armarjal, lugar donde se estaba levantando el Ensanche. Como consecuencia, la casa del arquitecto sufrió daños importantes, incluyendo la destrucción de su estudio. El temor a sufrir nuevas inundaciones, unido a los daños en su vivienda y las molestias que le producía un vecino almacén de hierros, le decidieron a abandonar definitivamente su casa del Ensanche, trasladándose a vivir de nuevo al recinto. 

La Casa Beltrí fue derribada a principios de la década de los ochenta, pese a la oposición de los vecinos, la familia del arquitecto y las asociaciones de defensa del patrimonio. Una gran ocasión perdida para haber instalado allí el Museo del Modernismo de Cartagena, asignatura pendiente de la ciudad para completar su oferta turística.

La nueva vivienda del arquitecto no podía ser ahora más céntrica. Daba a dos calles, por la parte delantera a Mayor 27, justo al lado del Casino, y por detrás, que era por donde se entraba al edificio, a Bodegones 10, y estaba situada junto a su estudio de la calle Comedías, esquina a la Plaza del Rey. En esta vivienda residió la familia Beltrí hasta el fallecimiento del arquitecto.

Lamentablemente el edificio original ya no existe, pero gracias a la recreación realizada por nuestro amigo José Antonio Rodríguez, podemos conocer su ubicación exacta.  






Creemos que es una buena ocasión para que desde aquí pidamos al Ayuntamiento de Cartagena que coloque una placa conmemorativa en el lugar en donde estuvo la última vivienda y el estudio de Víctor Beltrí.

lunes, 15 de septiembre de 2014

19.- CASA DE PEDRO CERDÁN - Paseo Manzanares 51. Los Alcázares




Esta semana quisiera hablar de la que fuera casa de veraneo del gran arquitecto Pedro Cerdán Martínez. 

En el libro publicado hace unos pocos meses "Arquitectura Modernista de la Región de Murcia" cometimos algunos errores que gracias a la información documental aportada por el actual propietario Juan López Ros, que junto con su esposa, han restaurado con mimo e infinito cuidado la casa, y que nos permitieron ver y fotografiar toda su vivienda, podemos ahora rectificarlos convenientemente.

En el libro, además del propietario original que para nosotros era desconocido, también estaba errónea la dirección, ya que la ubicamos, siguiendo referencias bibliográficas, en el nº 51 del Paseo de la Concha de Los Alcázares, cuando en realidad está localizada en el mismo número pero del Paseo Manzanares.

Tampoco era correcta la fecha de construcción que nosotros, también por referencias bibliográficas, datábamos entre 1920 y 1926, ya que Pedro Cerdán y su esposa compraron el solar en 1910 finalizando su construcción en 1914, tal y como costa en las escrituras en poder de su actual propietario. 

Comedor principal con los muebles originales

Del edificio original todavía se conservan los adornos vegetales modernistas que enmarcan los huecos de la primera planta, las rejas de los balcones, los suelos hidráulicos, y algunas lámparas, muebles y objetos de adorno.

Suelos hidráulicos originales
Curioso macetero con una cabeza barbuda
Además de a Juan López y a su esposa, quisiera dar las gracias a nuestro amigo Leonardo Bódalo, por todas las gestiones realizadas para que pudiésemos visitar tanto este inmueble, como otros edificios sumamente interesantes en la misma localidad del Mar Menor.