sábado, 18 de febrero de 2017

72.- MERCADO DESTINADO A LONJA DE PESCADO (no construido) - Solar entre el Ensanche y el Recinto, cerca de las calles Santa Florentina, de la Serreta y Ronda, Cartagena


Preciosos planos existentes en el Archivo Municipal de Cartagena
redescubiertos por el investigador y cronista oficial de la ciudad,
Juan Ignacio Ferrández 
Más de uno se habrá preguntado por el magnífico edificio modernista que ilustra el fondo de este Blog. Se trata de un Mercado destinado a Lonja de Pescado en la Dársena del Puerto de Cartagena, que en septiembre de 1904 diseñaron conjuntamente, el por aquel entonces arquitecto municipal Tomás Rico, y por Víctor Beltrí, que por aquellos años acaparaba la mayoría de las obras que se proyectaban en la ciudad.

Ese año, y durante el mandato del alcalde D. Ángel Bruna, se planearon proyectos y obras de muy diversa índole, en los que la actividad artística y funcional podría englobarse dentro de una política regeneracionista.

Por aquella época no era extraño que los dos arquitectos colaboraran proyectando diversas obras públicas que firmaban ambos profesionales, aunque lamentablemente ninguna llegó a construirse, al igual que ocurrió con esta lonja, que a todas luces era una obra imprescindible para la ciudad.

El motivo hay que buscarlo en los diversos avatares políticos de la época, durante la que se sucedían, sin solución de continuidad, un alcalde tras otro lo que provocaba la paralización de los proyectos emprendidos por los regidores anteriores.

En esta ocasión, el objetivo era construir una lonja de pescado que sustituyera a la existente, dotándola de venta al por menor. A tal fin, el Ayuntamiento había adquirido el edificio de la antigua lonja en la que “solamente se efectúa la venta a martillo o subasta de pescado al por mayor”. Con este sistema de venta se alquilarían los puestos reportando el consiguiente beneficio para el erario público.




La localización elegida es “indiscutible, lo más próximo a la dársena de botes”, es decir, en el ángulo que forman la pared del cerco del correccional con la batería del Arsenal, por cuestiones de abastecimiento y logística. Tendría forma de “L”, sustituyendo la esquina por un chaflán octogonal destinado a la subasta del pescado. A uno y otro lado, las dependencias complementarias serían, una para la venta al por menor del pescado (frente al muelle de Alfonso XII) y otra al almacén de saladura (mirando al mar). Entre la sala central y estos dos cuerpos, se sitúan los retretes y la administración y vigilancia del local, a modo de unión entre ellos. Tendrían grandes huecos en sus fachadas, principal y laterales, que servirían para la iluminación y ventilación.

Los materiales usados para su construcción serían: “Fábrica de ladrillo del país, prensado y con sus parámetros al descubierto ornamentado con hormigón armado en cuyas caras exteriores apomasadas tendrá grano de mármol, armaduras compuestas de cerchas ornadas”, y las cubiertas serían: “de cinc en la sala central y de teja plana de Alicante en los otros”. El interior tendría piso de cemento y un zócalo de azulejos blancos. Las mesas de venta serían de mármol blanco.

Tendría grandes marquesinas, al igual que el Mercado de La Unión, pero sin la funcionalidad de éste último. Las puertas y ventanas dispondrían de rejas ornamentadas con palastros  y zinc.

Todo el recinto estaría dotado de sifones y una alcantarilla central para absorber las aguas de limpieza, tanto del local comercial como de los retretes, cuyo desagüe estaba previsto en el puerto.

Los cuidadísimos planos realizados en tricromía negra, roja y azul, nos ayudan a comprender diversos detalles constructivos referentes a la cimentación, la sujeción de la marquesina y la estructura de hierro.


También nos muestran como sería el magnífico aspecto exterior, en una línea muy sezessionista, y en el que la rejería sería uno de los elementos decorativos más destacados del conjunto.

domingo, 5 de febrero de 2017

71.- GRAN FARMACIA - c/ Vara de Rey 2. Murcia


El Sr. Baldomero Rodríguez posando en el magnífico 
mostrador modernista de la "Gran Farmacia"
(Fotografía: "Archivo General de la Región de Murcia", publicada por primera vez por
Rosa Martínez‎ en la pagina de Facebook "Imágenes Antiguas de Murcia y sus Murcianos")
Los seguidores de este Blog, ya se habrán dado cuenta de que el fenómeno modernista se extendió por toda la provincia de Murcia de forma bastante más generalizada de lo que inicialmente cabría pensar. Si bien en la capital el número y calidad de los edificios no llegó al nivel de lo construido Cartagena, su adopción mayoritaria en locales públicos, tales cómo cafés, comercios o barberías, fue incluso superior a lo que sucedió en esta última.

Poco a poco vamos descubriendo estos establecimientos gracias a su digitalización y publicación por parte del "Archivo General de la Región de Murcia", o por particulares en páginas de internet tales como "Imágenes de Murcia y sus Murcianos" de Facebook.

Es así como hemos conocido la existencia en la ciudad de Murcia de la "GRAN FARMACIA", que se ubicó en las cercanías de la Plaza Cetina, una de las zonas más céntricas de la capital.

Este establecimiento propiedad de D. Bartolomé Rodríguez Ruiz, fue inaugurado el 10 de marzo de 1919, con la asistencia de numeroso publico, entre los que se encontraba el propio alcalde de Murcia, acto que tuvo repercusión en la prensa local que recogió el acontecimiento con todo lujo de detalles.

Diario "El Tiempo" 11/3/1919
D. Bartolomé no dudo en adquirir para su establecimiento, un magnífico mueble modernista, sin duda policromado, de la mejor factura, que hacía las veces de mostrador, y que nos remite a las mejores obras de Homar o Busquet en Cataluña. 

Fachada original de la "Gran Farmacia"
(Fotografía: "Archivo General de la Región de Murcia", publicada por primera vez
en la pagina de Facebook "Imágenes Antiguas de Murcia y sus Murcianos")


El Sr. Rodríguez debió de ser un profesional relevante pues llegó a ser presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Murcia hasta la finalización de la Guerra Civil. 

A finales de década de los veinte se decidió demoler el edificio original en donde se ubicaba el establecimiento, y construir uno nuevo en el que se volvió a instalar la farmacia manteniendo el letrero tal como se observa en la foto adjunta. No sabemos si esta vez el mostrador formó parte de la decoración del local.

Imagen de 1957 en el que se puede observar la farmacia, reubicada en el nuevo edificio
(Fotografía: "Archivo General de la Región de Murcia", publicada por primera vez por Jose Maria Linares en la pagina de Facebook "Imágenes Antiguas de Murcia y sus Murcianos")

La farmacia todavía existe, pero lamentablemente no conserva nada de su aspecto original.